COR

Fundación y Trayectoria

Historia de nuestra institución

El Círculo Odontológico de Rosario, reconocida entidad odontológica del país y del exterior, fue fundado el 13 de marzo de 1922, por un pequeño grupo de odontólogos basados en necesidades de carácter profesional, que se entregaron a la ardua empresa de constituir en Rosario la mencionada entidad que agrupa en su medio a graduados en universidades nacionales o extranjeras.

Este grato acontecimiento permite exaltar la conducta y trayectoria de aquellos pioneros de la ciencia odontológica que asumieron el firme compromiso de fundar una institución con fines científicos y gremiales, propósito que se concretó en una reunión efectuada a las 18 horas de la fecha señalada en uno de los salones del Jockey Club de Rosario. A esta inaugural cita asistieron los Doctores Mario Laurens, Gregorio Kaminsky, Julio Sigal, Joaquín Alvarez Muñoz, León Winocour, Duilio Garibaldi, Luisa Delgado, Matilde G. de Pochat, Adolfo Stilman, y Enrique Valverde, los que procedieron a firmar el acta de fundación.

Los primeros nueve nombrados eran graduados en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires, siendo sólo el último, el Dr. Enrique Valverde, surgido de la primera promoción de graduados odontólogos de la Facultad correspondiente de la ciudad de Córdoba, que iniciara sus funciones en el año 1917. Al día siguiente de esta histórica reunión se incorporaron los Doctores Luis Armando Camani Altube, Agustín Micheletti, y Osvaldo Caliani.

La novel institución rosarina constituyó su primera Comisión Directiva de la siguiente forma: Presidente: Dr. Gregorio Kaminsky; Secretario: Dr. Joaquin Alvarez Muñoz; Tesorero: Adolfo Stilman; Vocales: Dres. Enrique Valverde, Mario E. Laurens, y Duilio Garibaldi, que cumplió sus funciones en los años 1922/1923.

El 25 de septiembre de 1922, a través de una Asamblea fueron aprobados los Estatutos, y el 30 de marzo de 1923 le fue concedida la Personería Jurídica, con la aprobación de los mismos. Los fines primordiales reunidos en sus Estatutos son los siguientes:
  • Gestionar ante los poderes públicos la adopción de toda media de interés para la profesión;
  • Evitar por todos los medios a su alcance el ejercicio ilegal de la profesión;
  • Fomentar la creación de un gabinete dental y un laboratorio para demostraciones prácticas e investigaciones de carácter científico;
  • Mantener una Biblioteca y fomentar la creación de una revista de carácter informativo y científico;
  • Celebrar periódicamente reuniones científicas y mantener relaciones con las entidades similares del país y del extranjero.
La buena predisposición que tuvo el Círculo Médico de Rosario, fundado en el año 1910, significó que el Círculo Odontológico de Rosario compartiera su sede en la casa que alquilaba en calle Corrientes 829. Las asambleas científicas se desarrollaban en la Biblioteca Argentina, de Cortada Centeno 50, hoy Cortada Dr. Juan Alvarez 1550.

A partir del año 1925, el Círculo Médico de Rosario inició la construcción de su sede en calle Italia 663, inaugurando su flamante edificio en el mes de abril de 1927, construido según líneas arquitectónicas griegas. En sus hornacillas, colocadas en su frente, se observaban las estructuras de los precursores de la medicina.

Encontrándose en la presidencia del Círculo Médico el Dr. Roberto Siquot, y en la presidencia del Círculo Odontológico de Rosario el Dr. Mario Laurens, convinieron entre ambos que nuestra Institución continuara compartiendo esa nueva sede.

De esta manera el Círculo Odontológico de Rosario pasó a disponer de un amplio y lujoso salón de conferencias, sala de reuniones de Comisión Directiva y Secretaría, muebles para libros en el mismo sector donde la entidad propietaria poseía su biblioteca, estímulo que valió al Círculo Odontológico de Rosario para iniciar la suya.

Desde sus comienzos, buena parte de los gobernantes que poseía el Círculo Odontológico eran también docentes y dirigentes de la novel Escuela Oficial de Odontología de la Universidad Nacional del Litoral, hoy Universidad Nacional de Rosario.

A medida que los adscriptos a cátedras desarrollaban sus estudios, se los estimulaba para que los expusieran en el salón de conferencias que poseía el Círculo Odontológico de Rosario. Similares gestos adoptaban al presentarse las “Tesis de Doctorado” o de Profesores, varios de cuyos temas se divulgaban en la Revista de la entidad.

También se procuró atraer al escenario a demostradores y conferencistas de lejanos lugares, aún del exterior, para lo cual sabíamos combinar posibilidades con la Asociación Odontológica Argentina, importante institución que mucho colaboró no sólo en su ambiente de la Capital Federal, sino con sus similares del interior del país.

Los primeros diseños y encerados de modelos para construir prótesis parciales removibles con estructura metálica colada de cobalto-cromo, se conocieron en el año 1935 en el Círculo Odontológico de Rosario con el Dr. Hurlong (Chicago-EE.UU) (ver modelos originales en el Museo del Círculo Odontológico de Rosario, pieza 168). Similar curso surgió en el año 1937 con “Confección de Coronas y Puentes de Porcelanas”, a cargo del especialista de la American Dental Asociation (EE.UU), Dr. Fred Felcher.

Con la implantación de los estudios oficiales de odontología y la actuación del Círculo Odontológico de Rosario, el nivel de capacidad del odontólogo que ejercía en la ciudad y su zona de influencia mejoró, como así también la sanidad odontológica de la población; pero aún seguía latente el problema del intrusismo profesional que afectaba por igual a las distintas ramas del arte de curar. No sólo existían falsos profesionales, sino que también se encontraban odontólogos que amparaban con sus diplomas a falsos dentistas, y hasta había quienes ofrecían sus ejercicios profesionales en dos consultorios con un mismo horario y en diferentes radios.

También se llegó a comprobar la escasa fidelidad de algún empleado del “Ex Consejo de Higiene”, al anunciarle al falso profesional día y hora en que sería visitado por una delegación de profesionales del arte de curar provistos de la correspondiente autorización judicial para allanar su lugar de trabajo.

Era de urgencia que se reglamentara oficialmente el ejercicio de las ciencias del arte de curar. En el año 1932, encontrándose como Gobernador de la Provincia de Santa Fe el Dr. Luciano Molina, contando con la buena voluntad de los señores legisladores de la época, las ciencias médicas consideraron momento propicio para estudiar y proponer una ley que reglamentara su ejercicio. El Dr. Luis Armando Camani Altube, en representación de nuestra Institución, el Dr. Enrique Fidanza, por los señores médicos, y el Dr. Francisco Cignoli, por los bioquímicos y farmacéuticos, disponiendo de la orientación legal del Dr. Idelbrando Rubino, abogado y diputado de la Honorable Cámara de la Provincia de Santa Fe, lograron importantes estudios que dieron lugar a que se sancionara en ese Honorable cuerpo la Ley 2287 de Sanidad de la Provincia de Santa Fe, el 13 de diciembre de 1932, ley que fue orgullo para nuestra provincia y ejemplo que fueron tomando otras, incluso en países vecinos.

Con esta legislación se terminó aquello que el Código de Ética fuera un compromiso de honor que debían respetar los asociados a determinada asociación del arte de curar, para constituir en normas que debían obedecer todos los profesionales de las ciencias médicas llamados a ejercer en nuestra provincia. Entre muchos logros concretados por la Institución podemos mencionar la lucha contra el charlatanismo y el ejercicio ilegal de la profesión; las campañas contra el intruísmo; la aprobación del Código de Deontología en la Asamblea General Extraordinaria del 22 de junio de 1932.

En el año 1933, el Ex Consejo General de Higiene pasó a ser “Colegio Deontológico”. En 1951 se crearon por Ley 3950 los respectivos colegios para las distintas ramas del arte de curar. Sus autoridades las constituyeron profesionales universitarios pertenecientes a las distintas bifurcaciones de las ciencias médicas. Para el caso particular de la ciencia odontológica tenemos el Colegio de Odontólogos, distinguiéndose si se trata de la zona Norte o Sur de la Provincia de Santa Fe.

La importante evolución de la odontología, el aumento del número de profesionales, el advenimiento de las obras sociales, y la mayor educación de los propios habitantes hace que los tremendos problemas hayan disminuido, dejando ese control a cargo de los “Colegios” y, particularmente, el Círculo Odontológico de Rosario pudo desarrollar más específicamente sus inquietudes en el área de su ciencia. En el orden de cultura científica hubo siempre verdadera inquietud y no se escatimaron esfuerzos en brindar a los asociados la oportunidad de perfeccionarse con reconocidos valores de la odontología nacional y extranjera, a través de cursos teóricos y prácticos, de actualización permanente, conferencias, jornadas, y eventos especiales. A la intensa labor científica cultural, debemos agregar la importante función social dentro de su medio de acción, ya que en los distintos cursos tienen atención preferencial los pacientes de escasos recursos económicos.

Las etapas que se fueron sucediendo en el Círculo Odontológico de Rosario, contribuyeron a darle una colocación de relieve entre sus similares del país y del exterior.

Las distintas Comisiones Directivas supieron brindar a la entidad un bien marcado ritmo de trabajo, concretando iniciativas que significaron conquistas para la profesión, donde se aprecia la continua evolución de la ciencia odontológica que llevó prestigio y crecimiento al Círculo Odontológico de Rosario.

Las tesoneras gestiones de las autoridades se fueron sucediendo, permitiendo acumular valores con el firme pensamiento en pro de un local propio adecuado a sus fines específicos. Así fue que en diciembre del año 1937, encontrándose en la presidencia de la Institución el Dr. Luis Armando Camani Altube, se adquirió en subasta pública una antigua casa en calle Rioja 2471, y el 31 de enero de 1938, ante numerosa y fraternal Asamblea General Extraordinaria, se aprobaron los planos confeccionados por el arquitecto Luciano Micheletti para construir una primera parte del edificio social, previa demolición de la casona que existía en el terreno. La Comisión Pro Local estaba integrada por los Dres. Venegas, Bianchi, L. Camani Altube, Laurens, y A. Micheletti, quienes trabajaron empeñosamente para acelerar todo lo relativo a proyecto, adjudicación y construcción del edificio que comenzado a fines de 1938 es inaugurado el 29 de junio de 1939.

Con pasión contribuyeron a esta primera etapa el señor arquitecto que donó los estudios realizados y la dirección de la obra. Un grupo de asociados facilitó dinero que oportunamente les fue devuelto en etapas. Colaboraron con el amoblamiento 45 asociados que se hicieron cargo del valor de similar número de sillas de roble debidamente tapizadas, las mismas que hoy siguen prestando buenos servicios a la entidad.

Esta etapa de construcción comprendía: entrada al edificio; a su izquierda sala donde se desarrollaban las reuniones de Comisión Directiva y Biblioteca, que daba cabida a unos 800 volúmenes entre textos y revistas encuadernadas. En esta sala funciona actualmente la Secretaría de la Institución. Pasando por el hall de ingreso, surgía un salón principal y continuando hasta el fin del terreno, una habitación para depósito y otro ambiente para desarrollar mostraciones sobre pacientes. En un primer piso se construyó una sala destinada para conferencias y cursos teóricos.

En oportunidad de la inauguración del local social se desarrollaron en su sede las “Primeras Jornadas Odontológicas Internacionales del Círculo Odontológico de Rosario”, las que fueron presididas por el Dr. Ernesto A. Rossi.

En sus comienzos, y en especial los días viernes se desarrollaban conferencias y mesas de preguntas y respuestas, tratándose distintos temas de las especialidades odontológicas.

Sucesivamente en los años 1974 y 1983 se adquirieron terrenos linderos con la Institución, permitiendo las ampliaciones de las instalaciones para el desarrollo de cursos, conferencias, salas de clínica, es decir, todo lo relacionado a la actividad docente y asistencial.

Los años de existencia del Círculo Odontológico de Rosario con su permanente superación, constituyen un merecido homenaje para los colegas de 1922 que la fundaron, abrieron el surco y la semilla sembrada dio óptimos frutos, cuya cosecha disfrutan las presentes generaciones. Todo ello ha sido un triunfo ganado al tiempo; así lo confirma la adhesión de los colegas e instituciones odontológicas; científicos nacionales y extranjeros, mesas redondas, conferencias y cursos dictados año a año con la actualización permanente de los conocimientos vinculados a todas las especialidades odontológicas

El Círculo Odontológico de Rosario continúa con su ininterrumpida labor científica cultural y social, una más que interesante trayectoria al servicio de una noble profesión.